El 30 de mayo de 2016 a las 10h48 rompió el cascarón en la Cueva de Postojna, una de las cuevas kársticas más fascinantes del mundo, la primera cría de proteo. La hembra empezó a depositar huevos en enero. Se trata de un evento muy poco común, ya que hasta ese momento, los pequeños proteos solo salieron del huevo en un acuario una vez, a mediados del siglo pasado en Francia. El milagroso nacimiento, seguido de cerca por todo el mundo, se convierte así en una buena oportunidad para visitar el mundo subterráneo kárstico y conocer su famoso habitante, conocido también como  «pequeño dragoncito».

Llegó al mundo el primer «pequeño dragoncito»

Cada nueva vida es un milagro. Y el milagro es más especial todavía si se trata de un «dragoncito». La cría nació cuatro meses después de que una hembra de proteo depositara el primer huevo en el acuario. Parece que tenía muchas ganas de salir del huevo ya que salió prácticamente «disparado» a la vida de un solo intento. Para conocer su casa, primero nadó un poco por el acuario y al final se quedó quieto en el fondo. Su llegada al mundo fue grabada por cámaras infrarrojas y estas primeras grabaciones de la salida del huevo de toda la historia de la humanidad tienen un valor inestimable para los biólogos. Podrá verlos cuando visite la Cueva de Postojna.

 

Este milagro, que normalmente ocurre en las profundidades de las aguas subterráneas, ocurrió en esta ocasión frente a los visitantes en un acuario hasta el que lleva el tren subterráneo. El acuario es la mejor opción para conocer el proteo, ya que en la naturaleza es muy difícil observarlo. Por eso, la espera de la llegada de la nueva generación es un fenómeno muy especial y poco común que fue seguido por todo el mundo.

En 2013, una hembra de proteo depositó huevos en la Cueva de Postojna pero en aquella ocasión no llegó a nacer ninguna cría. En esta ocasión, los biólogos tuvieron más cuidado con los huevos que están evolucionando bien y a las crías ya les están creciendo las colitas. Las crías normalmente rompen el cascarón después de cuatro meses así que ya se está acercando el momento en el que se podrán ver y cuidar en Eslovenia, por segunda vez en la historia, las crías del «dragón».

La misteriosa criatura mitológica

A pesar de que los proteos llevan existiendo en las cuevas desde hace millones de años, hoy día sabemos muy poco de ellos. El ser humano observó el proteo por primera vez en el siglo XVII cuando después de fuertes lluvias, el agua los sacó de su hábitat natural. Debido a su pequeño tamaño y branquias rojizas, que recuerdan al cuello barroco, los llamaron «pequeños dragoncitos».

Ahora sabemos que el proteo o «pez humano» es el único vertebrado que vive exclusivamente en el subsuelo. El animalito está completamente adaptado a la vida en la oscuridad, ya que su piel no contiene pigmento protector; el color rosa pálido se debe a los capilares subcutáneos. Podríamos preguntar al proteo la receta de una larga vida, porque puede vivir hasta 100 años, siendo su vida muy lenta e inactiva. Una de sus propiedades «mitológicas» es el «poco apetito» ya que puede aguantar hasta 10 años sin comida y solo se reproduce cada 6 o 7 años. El animalito no tiene ojos y es ciego, así que para la percepción del entorno le sirven sobre todo el olfato y el oído agudizados y también la capacidad de percibir la energía eléctrica y ondas magnéticas.

Señal de agua limpia

La calidad más importante del proteo es sin duda el hecho de que este animal solo vive en aguas extremadamente limpias. Si el proteo empieza a desaparecer puede que sea una señal de contaminación del agua; por eso, los eslovenos están muy contentos de que los «pequeños dragones» lleven ya tanto tiempo viviendo en el subsuelo esloveno.

El agua en Eslovenia no solo está limpia sino que también cubre una gran parte de su superficie. La gente local disfruta de sus 1.300 lagos naturales y artificiales, manantiales, cascadas, ríos y, por supuesto, del mar. Los más de 27.000 kilómetros de extensa red fluvial y los 54.000 kilómetros de riberas de ríos y lagos convierten a Eslovenia en uno de los países con más agua del mundo.

Una de las cuevas más bellas del mundo

La Cueva de Postojna es considerada una de las cuevas kársticas más bellas y biológicamente más diversas del mundo. El río Pivka creó bajo la superficie un mundo mágico de misteriosos túneles, salas subterráneos y galerías de estalagmitas y estalactitas que desde hace 200 años llaman la atención de los visitantes. Explore los secretos con los que fascina a los visitantes y atrape el momento de la historia que se está escribiendo ahora mismo. 

Recomendaciones

Visite también los museos que guardan los tesoros más importantes de Eslovenia. Observe las particularidades de las regiones en las zonas de naturaleza protegida. En Carso (Karst), que da nombre a todos los fenómenos kársticos del mundo, hay también atractivos en la superficie, no solo en las cuevas kársticas. En Carso (Karst), que da nombre a todos los fenómenos kársticos en el mundo, hay también atractivos en la superficie, no solo en las cuevas kársticas.

Museos

Museos y museos de arte de Eslovenia: tesoros de arte desde la prehistoria hasta el día de hoy.

Museos

Más

Parques

Abre el rico tesoro de diferentes especies vegetales y de especies de árboles.

Parques

Más

Regiones

Eslovenia es el único país europeo en el que en un trocito pequeño se juntan los paisajes alpino, mediterráneo, kárstico y panónico.

Regiones

Más

Karst

La maravilla oculta de la naturaleza.

Karst

Más

Suscribirme al newsletter.

Manténgase informado de todas las novedades sobre vacaciones en Eslovenia, ofertas, eventos actuales, excursiones y viajes. Reciba un trocito de la verde Eslovenia en su bandeja de entrada.

Compartir con amigos

Añadir a favoritos Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en LinkedIn Compartir en Pinterest Compartir en Vkontakte Recomendar a un amigo